grow shop online

Carrito

Riego

En esta categoría encontrarás, aparte de una serie de consejos, todos los recursos que puedas llegar a necesitar para llevar a cabo el regado de tus plantas de marihuana de forma adecuada. Con el riego no haremos más que simular la manera en que las plantas absorben el agua de forma natural.

De este modo nos encontramos con la primera contradicción, más que nada para los que tienen un cultivo muy grande y no tienen tiempo de darle a sus plantas los cuidados adecuados.

Estos cultivadores recurren al riego por inundación. Llenan la bandeja sobre la que reposan las macetas con agua, así, mediante hidrólisis el agua sube del suelo hasta las raíces. De está manera no recreamos el ambiente ideal para nuestras plantas y nunca llegaremos a obtener los mejores ejemplares.

 La importancia del agua en nuestro cultivo.

Aunque el cannabis se caracterice por ser una planta resistente, lo que nos da cierta libertad en el momento de regar y se reduce el riesgo de muerte por sobrefertilización, la parte esencial de la alimentación proviene en gran medida del agua. 

Pongamos un ejemplo con un vegetal más perenne. Si plantamos un aguacatero, pongamos de 2kg, en una maceta en la que caben 10kg de tierra. Al cabo de 4 años de cuidarla a cambio de sus frutos, la sacamos de esa maceta con todas las raíces y y procedemos a pesar la planta. Esta habrá alcanzado un peso total de 5 kg, y si pesamos la tierra en la que ha crecido, probablemente no baje de los 9kg de peso.

Entonces, de dónde habrá estado cogiendo el alimento (o engordando) nuestra planta. La respuesta es sencilla, del agua con la que hemos estado regando todo este tiempo.

 

Como regar nuestras plantas de marihuana.

Como con todo el reino vegetal, el riego artificial, siguiendo unas pautas, contribuye al crecimiento óptimo. Por ello, tanto cultivando marihuana en interior como en exterior, deberemos organizar el riego de una forma que sea beneficiosa para nuestras plantas.

Si regamos con demasiada agua, las raíces se volverán superficiales y las del fondo sufrirán el riesgo de pudrirse, además se ralentiza el crecimiento vegetativo y los nuevos brotes, que deberían ser verdes, se tornan de color marrón.

También es muy importante regar con agua que esté alrededor de los 22 grados centígrados para el correcto desarrollo del sistema radicular. Encontraremos todo lo necesario para tener bajo control esta variable en Temperatura del agua.

 

El riego perfecto

Es el que conseguimos recreando el escenario perfecto para nuestras plantas, en el que pueden absorber los componentes de su dieta de la mejor forma posible. Esto, con las herramientas que ponemos a tu disposición, no te será muy complicado.

En su estado natural, el agua empapa el suelo y baja hacía las raíces. Siempre podemos forzar las raíces a que crezcan limitando el agua con la que realizamos algunos de los riegos después de un trasplante y regando desde las esquinas de la maceta. Para que las raíces tengan que buscar el agua.

De este modo conseguiremos un efecto similar si empleamos un riego automático.

        Si limitamos la cantidad de agua que reciben nuestras plantas y les marcamos unas pautas entorno a cuando van a recibir este alimento, las raíces estarán siempre muy activas y vigilantes. Con lo que conseguiremos un sistema radicular tremendo.

Cuanto más desarrolladas estén las raíces, mayor será su capacidad para absorber agua. Y cuanta más agua absorban, mayor será la talla final de nuestros especímenes, la cantidad y la cantidad de nuestra cosecha.

 

Loading...